Últimamente-octubre 2016

Este mes ha sido un mes muy movido, tras pasar la cuarentena,hemos estado adaptándonos a tener a Julia en casa con nosotros, a tener de nuevo un bebé en casa, con sus demandas y sus no-horarios, (que por fin ahora a los dos meses y medio hemos conseguido regular y ya duerme 6 horas seguidas por la noche lo que yo agradezco muchísimo, igual que conseguimos con Lucas pero un poco más tarde, alrededor de a los 4 meses).

El mes comenzó celebrando nuestro 5º aniversario de boda,y nos fuimos a comer juntos y solos sin niña por primera vez en mucho tiempo (hay una entrada específica de ese día).

img_3468

Como estoy de baja de maternidad, y ya en octubre empezaba a encontrarme bastante bien de la cesárea (nada que ver con la primera por otro lado, pero a ver…agradable lo que se dice agradable, la recuperación de una cesárea no es) he empezado a dar pequeños paseos por Madrid por las mañanas, después de dejar en el colé a Lucas. Uno de los sitios a los que suelo ir y que me gustan muchísimo es al invernadero de Salvador bachiller, en la C/ Montera y pasamos Julia y yo una mañana estupenda, pero además hemos estado en muchos otros sitios.

Estuvimos a principio de mes en el pueblo con mi padre y la tata, como la llama Lucas. Yo siempre he sido (y continúo siéndolo) muy urbanista, y no me suelo plantear a menudo salir de Madrid para ir a ningún sitio más calmado y en contacto con la naturaleza, pero reconozco que desde que nació Lucas me ha cambiado mucho la perspectiva. Es cierto que de vez en cuando viene muy bien salir de Madrid, de la rutina y desconectar un poco. Hay unas dos horas en coche desde Madrid así que el viaje es asequible para hacerlo con los niños y allí, en esa tranquilidad, en silencio absoluto (no hay tráfico, ni obras, ni gritos en la calle, ni nada en que no sean los murmullos de las personas que pasan muy de vez en cuando alrededor de la casa) nos podemos relajar y desconectar. A Lucas además le encanta, primero porque está con su abuelo, pero además porque es aire de correr, trepar, jugar y de todo sin que le controlemos tanto como en Madrid. Eso si, por las noches no hay que bañarlo, hay que desinfectarlo, directamente. Nosotros aprovechamos esos días para hablar tranquilamente, y pasear, y bueno comer los extraordinarios quesos e ibéricos de extremadura, para qué nos vamos a engañar. la verdad es que es un lujo tener una casa cerquita de Madrid para ir debes en cuando. Aunque el viaje no es muy largo, siempre hacemos una paradita para tomar café, que Lucas estire las piernas, vaya al baño y esas cosas…

El día 11 celebramos el segundo “mesiversario” de Julia, y le pusimos el mismo pijama que Lucas cuando celebró su mismo “mesiversario” y nos reímos muchísimo con los parecidos más que razonables de los dos hermanos y diciendo que yo únicamente tengo “un molde”

😀

img_3527

Lucas continua absolutamente entusiasmado con los trenes, sigue queriendo ver trenes a todas horas así que le llevamos al museo del ferrocarril lo pasamos súper bien y además había una exposición de trenes de LEGO, que ya, bueno. los ojos le hacían chiribitas…quizá cuando sea un poco más mayor los reyes si se porta bien, aparezcan con algún tren de LEGO deseos geniales (la verdad es que era impresionante verlos) pero por ahora nos conformamos con verlos en la exposición y subirnos en los trenes “de verdad”

7ce4783d-091c-40d4-aa91-99b703f0161d

Además hasta casi final de octubre no ha entrado un poco de fresco en Madrid, así que hemos aprovechado, mucho, pero que mucho parque en Madrid Río y en los parques de cerca de casa con los amigos, hemos salido todos los viernes, sábados  domingo, al parque y luego a merendar o cenar por ahí, aprovechando el buen tiempo y que se había ido el calor.

Y por último celebramos halloween en casa de nuestros vecinos, haciendo una estupenda calabaza monstruosa y Lucas se disfrazó de “niño muerto” visto que no pudimos encontrarle un disfraz terrorífico a tiempo.

¿Lo mejor del mes? Aparte de nuestro tiempo juntos, y aprovechar que aún no tengo que incorporarme al trabajo…ver cada día que Lucas ADORA a su hermana y está todo el tiempo queriendo coger en brazos, ayudarnos a bañarla, dandole besitos (eso tiene el problema de que todos los virases del colé de Lucas lo está cogiendo Julia)  y cuidando de ella, así que todos nuestros miedos relacionados con los posibles celos y demás han quedado totalmente disipados : )

La verdad es que he tenido una suerte increíble con los dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s